Alimentos congelados, tendencia en auge

El sector de alimentos congelados mantiene su alza, tras un período de desapego por parte de los consumidores, al bajar la demanda de productos clásicos congelados como son las croquetas, las papas o las empanadillas, ya que se desconfiaba del procesado de los alimentos o del exceso de sodio. En la actualidad, gracias a las innovaciones tanto en formato como en contenido, y a la mejor conservación de las propiedades nutritivas de los productos, los alimentos congelados se encuentran en un momento dulce de renovación y actualización a las nuevas necesidades del consumidor.

Aunque el crecimiento se prevé lento, asistimos a un repunte del interés hacia los productos congelados. Según Packaged Facts, se estima que las ventas de las categorías como platos preparados, pizzas y aperitivos aumentarán de 22,000 millones de dólares en 2014 a 23,000 millones en 2019.

 

Radiografía del consumidor

Según la consultora Kantar Worldpanel, los hogares jóvenes son los que han contribuido a este incremento en el consumo de productos congelados, lo que da una visión de esperanza al sector. De hecho, en un nuevo estudio de Acosta, el 43% de los consumidores millennials de EUA afirma haber comprado más comida congelada este año en comparación con el anterior. También los millennials con niños están liderando este aumento y se sienten atraídos por la conveniencia y los aspectos saludables de los productos congelados.

Esta categoría se empieza a dirigir a un consumidor ‘foodie’ que dispone de menos tiempo, pero al que le gusta cocinar y valora la buena comida. También se tienen en consideración nuevos consumidores como los vegetarianos y veganos, y las diferentes intolerancias y posibles alergias alimentarias.

Las principales motivaciones de los consumidores son: Búsqueda alimentos de calidad, con alto valor nutricional y saludables, y la conveniencia y facilidad de cocinado.

El consumidor busca alimentos frescos, por ello en los últimos años hemos observado cómo han aumentado en los lineales, e incluso se han creado espacios mayores en el retail para esta categoría de productos. Este aumento de la demanda se debe a que el cliente tradicionalmente ha considerado el alimento fresco como más nutritivo y más sano que el congelado, como indica la consultora Kantar Worldpanel, afirmando que solo un 49 por ciento de las amas de casa creen que los alimentos congelados son tan buenos como los frescos.

Pero esta consideración está cambiando, ya que por un lado, el cliente al estar cada vez más informado conoce que los alimentos pueden mantenerse igual de nutritivos congelados que frescos; por otro lado, las marcas están ofreciendo productos cada vez más saludables, de mayor calidad y variedad y de alto valor nutricional .

La tendencia de la preocupación por la salud hace que los consumidores busquen alimentos sanos y nutritivos, sin aditivos y con el menor procesamiento posible, así como convenientes y fáciles de cocinar y preparar. Esto implica además, cambios en los mensajes y en los envases, sobre todo mayor transparencia en el etiquetado.

De hecho, según los datos del mencionado estudio de Acosta, para los consumidores, los siguientes factores son los más importantes a la hora de tomar decisiones de compra:

  • Sin antibióticos: 76%
  • Sin hormonas: 76%
  • Todo natural: 73%
  • Sostenible: 71%
  • Bajo en sodio: 69%

 

Relacionado con lo anterior, encontramos una amplia oferta de productos congelados de gran calidad, incluso con ‘superfoods’, que incluyen ingredientes como el kale, la quinoa o la chía en sus platos preparados. Se hace mucha referencia al origen de los ingredientes, a la ausencia de aditivos (hormonas, antibióticos, químicos, transgénicos, etc.) y a la importancia de lo natural en los alimentos.

Dentro de la categoría, e influidos también por la tendencia ‘hágalo usted mismo’ (DIY, por sus siglas en inglés), están los smoothies: famosos y demandados batidos de frutas y verduras. Desde hace un tiempo se ha observado el aumento de la oferta de frutas congeladas en los establecimientos, por lo que era de esperarse que la venta de combinaciones de las mismas no tardaría en llegar. Ejemplos hay desde frutas enteras congeladas hasta cubitos con el smoothie listo solo para añadir la leche que se desee, o formatos de sobres con las frutas y las verduras ya trituradas en el interior.

 

Nuevas propuestas gourmet

Por otro lado, es notable una auténtica explosión de nuevos productos congelados en la categoría gourmet, desde platos preparados con ingredientes de alta calidad como las trufas o el Chardonnay, hasta recetas de todos los rincones del mundo, pasando por una reinvención de la comida rápida como las hamburguesas ‘Iberico Burger’. Una oportunidad para que el cliente pueda experimentar con nuevos sabores e ingredientes.

El sector de alimentos congelados está valorado, por primera vez, en el Reino Unido en más de 6,000 millones de libras, según las últimas cifras de Kantar Worldpanel. En estos informes se muestra que un incremento en la oferta de alimentos congelados de primera calidad ha llevado a un aumento del 5.4% en las ventas, en comparación con el descenso del 0.6% del año anterior.

Sabemos que el sector de los productos congelados es un mercado maduro, pero como hemos visto, puede llegar a presentar grandes oportunidades de innovación y crecimiento. Según Future Market Insights, se prevé que el mercado global de productos de alimentos congelados refleje una tasa de crecimiento anual del 4.9 por ciento durante el período 2017-2022, por lo que conviene hacer un seguimiento a los nuevos productos que surgen en el sector de marcas innovadoras como Strong Roots , Evol , Daily Harvest o Luvo.

Por tanto, es importante poner atención en incorporar a la gama de congelados soluciones de comidas completas, sanas y equilibradas y aptas para dietas específicas: con menos sal y grasas o libres de lactosa, gluten o huevo. Igual de importante será mostrar claramente dichas características en el empaque. También hay que prestar especial atención al público más joven, así como a las unidades familiares monoparentales y/o personas solteras, ya que son segmentos de la población muy susceptibles de consumir productos congelados. Por este motivo, es interesante incluir en la categoría soluciones individuales como pastas, arroces, panes precocidos y salsas congeladas en porciones.

Fuente: Alimarket